Santiago Silva presenta la BIA

Vídeo-presentación de monseñor Santiago Silva, responsable de la traducción de la BIA.

1 comentario
  1. Hernando Pinilla Rey
    Hernando Pinilla Rey Dice:

    Cali, julio 15 del 2015

    Queridos hermanos de BIA, saludos.
    Acabo de recibir un ejemplar el Nuevo Testamento de nuestra Iglesia en América.
    Lo veo estupendo y los felicito por este trabajo que llena un vacío en la evangelización de nuestro Cristianismo popular.
    Con ánimo positivo, quiero compartirles unas observaciones que ayuden a la claridad del lenguaje.
    1. Desde que estaba en el Seminario por los años 1950, me llegó una traducción de la Biblia de Bover Cantera y otra de Nácar Colunga. Empezó mi contacto salvífico con la Escritura. Entre mis recuerdos de adolescente está la extrañeza que me produjo leer en Lc.12, 20, el reproche del Señor al rico: ¡Necio!, cuando mi madre me había dicho esa misma palabra miles de veces, para llamarme la atención sobre mi terquedad, falta de obediencia. Y luego, durante mis 5 años de tirocinio con el Celam en el Instituto de Liturgia Pastoral de Medellín, viajo por varios países y constato el mismo sentido: terco.
    La primera, y audaz, traducción de Schockel la traduce por insensato, de la tradición sapiencial, acertado. Otras posibles traducciones son tonto, loco o estúpido, que, a mi entender, sería la mejor, aunque un poco fuerte.
    Lo que me extrañó fue volver a encontrarla en la BIA que, entiendo, quiere hacer comprender a nuestro pueblo la Escritura.

    2. En una nota, que ahora no recuerdo cuál es, encontré la palabra Dios “otorga”… No la encuentro entre el lenguaje popular que prefiere usar más concede, da, aunque la liturgia la usa mucho; pero creo que eso es otro problema pendiente de este lenguaje que no comunica la experiencia litúrgica a nuestro pueblo. Otra razón por la cual muchos abandonan nuestras Asambleas dominicales.

    Bueno, eso es todo por ahora. Espero con ilusión la salida de toda la biblia para hacerme su propagador por donde pueda. Reciban mi saludo fraterno.

    Con cariño: Hernando Pinilla Rey, Pbro..

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *